SER BUENA GENTE, PROPÓSITO PARA EL 2021

0
550

OPINIÓN

Por: Tamaika Talía

 

El ser humano definitivamente es un animal increíblemente complejo, aun no dejo de asombrarme con cada cosa, con cada reacción, con cada respuesta y postura, es como si yo estuviera rodeada de personas supremamente egoístas o, no sé, si yo soy supremamente generosa. Sé que tengo inconvenientes para decir que NO, y también sé que busco ser justa siempre que debo negociar cualquier tema, pretendo lo que corresponde y hasta trato de ser prudente y no invasiva, pero me he dado cuenta de que eso es como tener un espíritu de kamikaze en un mundo en el que el ideal es “sálvese quien pueda” o “no dar papaya” o peor aun “eso le pasa por pendejo”, y es que ningún espectro se salva de estos postulados, en los negocios, el trabajo, los estudios, la familia y hasta en las relaciones amorosas, eso de que “el que se enamora pierde”, como puede ser posible que se esté en desventaja por sentir amor por el otro, como puede ser posible que uno tenga que guardarse los sentimientos por temor a ser saboteado y dañado? decía la Madre Teresa que se siente más placer en dar que en recibir, que debemos dar sin esperar nada a cambio… pero los seres humanos cada día parecen estar mas confundidos.

 

Debemos hacer el bien, sin importar si nos están viendo o no, sin importar si el otro esta tomando notas, hoy día la mayoría busca la forma de hacer negocios en los que siempre hay un desequilibrio, en los que hay ventaja solo para sí mismos, en los que no se reparten de manera justa las ganancias, en los que todos quieren ser mas vivos, mas astutos y oportunistas que el otro. Porque no pensar que, si se reparte la torta de manera justa y equitativa, sin trampas y sin trucos, pueden venir más negocios y así ir creciendo poco a poco de manera endógena y natural, porque el ser humano mantiene ese perfil provechoso en el que su beneficio es lo que importa y allá el otro que no fue astuto. De esa manera hemos ido codeando al que esta al lado, sacando del juego al más débil o justo, ya que para muchos no ser vivaracho es sinónimo de debilidad, se buscan altos resultados con bajo esfuerzo, quieren las cosas sin dosis de sacrificio y aun peor, sin importar a quien se lleven por delante en su carrera.

 

Se ha perdido el valor por la ética, por la generosidad y sobre todo por ser buena gente, porque les cuesta tanto ser buena gente? porque les cuesta sentir empatía y bondad? casi nadie brinda una sonrisa sincera, casi nadie siente real felicidad por los logros de los demás, todo es una competencia vana por ser exitosos en redes sociales, por mostrar su capacidad de poder, me ha dado mucha lastima ver a muchos famosos y no famosos mostrando sus viajes de vacaciones sin sentir el más mínimo grado de bondad por quienes la han pasado tan mal debido a la pandemia, es como si de alguna manera deseaban mostrarse, mostrarle a los demás que si tienen para comprar, viajar, beber, comer etc… Es como si donde el vecino fallece un integrante de su familia y sin la más mínima compasión el otro vecino hiciera fiesta hasta tarde con todo el volumen de su equipo de sonido, no hay respeto por el dolor ajeno, hay desprecio por lo que no los ha tocado, “mientras a mí no me afecte no me importa”. ¿No sé cómo hacen los que se fueron a San Andrés a vacacionar sin importarles que a poca distancia en providencia hay personas que no tienen donde dormir, que están en albergues, que la están pasando mal, de hecho, en la misma San Andrés hay personas que lo perdieron todo y que poco o nada aportan los turistas a su situación, como hacen? ¿Se inmunizan?

 

Como llegan a sus casas luego de vacaciones sabiendo que en su cuadra hay mas de tres o cuatro familias encerradas porque algún familiar dio positivo para covid y deben estar en confinamiento, sin empatía por aquellos que han perdido sus trabajos o negocios, que piensan cuando se pide un minuto de silencio por quienes están sufriendo o han sufrido el 2020. Se le critico a la alcaldesa de Bogotá que se fuese de vacaciones y con justa causa, no era tiempo para pensar en vacaciones, no es el tiempo para ser egoístas. El universo nos esta enviado un mensaje, nos esta haciendo un llamado de atención severo, en cuarentena todos decían que iban a salir de esta siendo otros, con mayor conciencia, con mayor sentido de la humanidad, pero increíblemente no ha sido así, son mas las parejas separadas, los amores falsos, las palabras vanas, las promesas rotas, las necesidades desmedidas, los apegos, feminicidios, adicciones… la gente salió corriendo a buscar dependencias en un nivel increíble, cero reflexión y mayor búsqueda de llenar vacíos a punta de cosas materiales. Los seres humanos no se modificaron, por lo menos el cambio no genero estadísticas, no se presentaron curvas inéditas, solo incrementos de lo que ya se conoce.

 

Los seres humanos tenemos toda la capacidad de resetearnos todos los días, de hacer pequeños cambios, de hacer modificaciones, de poder encontrarnos con alguien y que nos digan “como has cambiado” eso es señal de que hemos crecido, claro que, si los cambios son para bien, de hecho, si los cambios son en nombre del amor, decía Nietzsche que todo lo que se hace en nombre de amor esta por encima del bien y del mal, pero del amor verdadero, del que se da sin recibir.

 

Iniciar el 2021 con el propósito de ser buena gente es el mejor de todos los propósitos, ese es el que reúne todo, ser buena gente en tu casa te hace un buen padre o madre, esposo o esposa, novio o novia, hijo o hija… en tu trabajo o negocios te permitirá ser un buen jefe o socio, un subalterno ejemplar, honesto y eficaz, en tu entorno un buen vecino y ciudadano con sentido de pertenencia y amor por tu comunidad, eso te aseguro te hará inmensamente feliz a ti y por ahí derecho a todos los que te rodean, siempre que busquemos y logremos ser felices haciendo feliz a los demás vamos a mantenernos justos, generosos y llenos de mucha buena energía que regresara a nosotros convertida en paz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí