LA EDUCACIÓN INICIAL, UNA APUESTA AL FUTURO

0
938

 Opinión
Por: Luis Daniel Vargas
Doctor en Ciencias de la Educación
Ex Gobernador de Bolívar

La educación inicial es un derecho de los niños y niñas menores de seis (6) años de edad. Definida como un proceso educativo y pedagógico intencional, permanente y estructurado, a través del cual los niños y las niñas desarrollan su potencial, capacidades y habilidades en el juego, el arte, la literatura y la exploración del medio, contando con la familia como actor central del proceso, de conformidad con lo establecido en la Ley 1804/2016, art.5, por la cual se establece la política de Estado para el desarrollo integral de la primera infancia.

Son derechos impostergables de la primera infancia, la atención en salud y nutrición, el esquema completo de vacunación, la protección contra los peligros físicos y la educación inicial. Es la etapa del ciclo vital en la que se establecen las bases para el desarrollo cognitivo, emocional y social del ser humano. (Código de la Infancia y la Adolescencia. Ley 1089/2006).

Los derechos de los niños y niñas comienzan desde la gestación, a fin garantizar al nacer su integridad física y mental. Las mujeres gestantes tendrán la atención en salud, nutrición y suplementos alimentarios para garantizar la adecuada formación del niño/niña durante la vida fetal y que estos, desde el nacimiento hasta los seis (6) años, permanezcan vinculados al sistema de salud. (Ley 1295/2009).

La atención integral a la primera infancia se presta por medio de tres modalidades: en el Entorno Familiar, para el cuidado, nutrición y educación inicial en zonas rurales dispersas o urbanas marginales; el Entorno Comunitario, prestado por los Hogares Comunitarios de Bienestar del ICBF y el Entorno Institucional, en los Centros de Desarrollo Infantil-CDI.

En el Sistema Educativo corresponde a los grados de pre-jardín (3-4 años), jardín (4-5 años), preescolar/transición (5-6 años), en donde según fuentes del Ministerio de Educación Nacional, la cobertura neta del nivel de transición para el año de 2019 en el departamento de Bolívar, fue del 50.25% y la de la básica primaria del 79.81%, sin embargo, frente a estas estadísticas que generan preocupación, nos hacemos estos interrogantes: ¿Que pasa con la mitad de la población de niños y niñas que está fuera del Sistema Educativo en esta primera etapa de su vida?, ¿Por qué esa diferencia de cobertura entre los niveles de transición y básica primaria?, ¿De quien es la responsabilidad en la falencia de garantizar los derechos fundamentales a la salud, educación, nutrición y alimentación, recreación, desarrollo de la personalidad, etc. de la primera infancia?.

Los niños y niñas que reciben educación inicial mejoran sus destrezas motoras, la interconexión neuronal, el aprendizaje y el desarrollo socioemocional. En la  primera infancia es la etapa de la vida donde se dan las bases para el desarrollo de la personalidad y será determinante ese aprestamiento para su posterior proceso de enseñanza y aprendizaje, de ahí la urgente necesidad de definir una Política Pública departamental de Educación Inicial, que con fundamento en  la responsabilidad del Estado, la familia y la sociedad, garantice de manera efectiva los derechos de los niños y niñas en la primera infancia, que proteja la identidad y diversidad étnica e intercultural de las comunidades y sus territorios.

Es menester que en todos los municipios del departamento de Bolívar, funcionen de manera adecuada y eficiente los Centros de Desarrollo Infantil-CDI; que en todas las Instituciones Educativas Oficiales con sus sedes, se organice el nivel de preescolar/transición con el recurso humano idóneo, los últimos desarrollos tecnológicos y ambientes adecuados, que permitan una educación inicial de calidad, oportuna, inclusiva, gratuita y con cobertura universal; Que se garantice un Programa de Alimentación Escolar-PAE, permanente, transparente y acorde con las necesidades nutricionales de los niños y niñas.

Tanto que nos quejamos de la corrupción, de la falta de cultura ciudadana, de ética pública, de solidaridad, de civismo, de la violencia intrafamiliar o del maltrato infantil, bueno, en la educación inicial está la apuesta para formar un nuevo ciudadano comprometido con los valores éticos y principios morales que garanticen una convivencia pacifica y un desarrollo socioeconómico equitativo, justo e incluyente, como diría un pensador vallenato, “la demora nos perjudica”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí