El rechazo a la brutal agresión de una mujer en Cartagena ¿Para cuándo?

0
863

Editorial

Por: Juan Carlos Cerón M.

 

¿Dónde quedó la solidaridad de género?

 

Causa mucha extrañeza, por no llamarlo de otra manera, que en una ciudad en donde se realizan plantones por amenazas verbales o supuestas amenazas a periodistas, en donde las asociaciones de mujeres son tan activas, para rechazar agresiones o discriminaciones por cuestiones de raza, credo o condición social, no exista hasta el momento de esta publicación, un pronunciamiento oficial lamentando, si quiera, la brutal agresión a una joven en un barrio popular de Cartagena.

 

Luis Eduardo Correa, hijo de un reconocido educador de la ciudad, le propinó 16 puñaladas a su compañera sentimental y ahora la re victimiza, asegurando que actuó en defensa propia.

 

Así como en diferentes medios de comunicación, se registró el brutal ataque, en otros, solo se escuchan entrevistas al agresor, quien en una forma inhumana, asegura que actuó de esa manera para defenderse. Es decir, se defendió 16 veces.

 

Que puede estar pensando en este momento esta joven, mientras se recupera lentamente de esta brutal agresión. ¿Será, porque no es de esta zona del país o porque simplemente no movió el corazón de las diferentes asociaciones?

 

Mientras no hay pronunciamientos oficiales tampoco de las secretarías de la mujer de la Gobernación de Bolívar, ni de la Alcaldía, el agresor sigue libre en algún lugar del país.

 

No quiero creer que a puertas de un proceso electoral, los activistas y las activistas de derechos humanos, están dedicados a visitar comunidades con otros propósitos y esta agresión no les quita el sueño.

 

Solo espero, sinceramente, que este ataque no se quede en la impunidad y que caiga todo el peso de la ley contra el agresor.

 

Advierto, no conozco a los involucrados, pero lo que hizo Luis Eduardo Correa, no se le hace a ninguna mujer, en ninguna parte, por ninguna razón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí