El concejal Javier Curi expuso ante la Plenaria la preocupación de los habitantes del barrio Manga y Bocagrande que desde hace años, a través de sus Juntas de Acción Comunales y sus asociaciones, han advertido de la expansión descontrolada de las marinas de la ciudad bajo la mirada permisiva de la DIMAR, ente encargado de gobernar los cuerpos de agua de Cartagena.

 

A través de un video el concejal mostró la cantidad de embarcaciones que se han tomado la Bahía y de igual forma, las obras que se vienen adelantando en los alrededores del Club de Pesca. Además, pidió declarar sesión informal para escuchar las voces de los representantes de Asomanga.

 

“Para la DIMAR el Concejo y la comunidad somos de piedra,  no nos dan respuesta a las inquietudes de cómo se otorgan los permisos para apropiarse de los espacios que legalmente les pertenece a los mangueros. Es necesaria una comisión que redacte la proposición que será presentada para las próximas ordinarias que busque citar a la DIMAR y  a la Secretaría de Planeación, con el fin exigirle respuestas por estos hechos”.

 

Por su parte, Julio Romero, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Manga, expresó: “si sigue la DIMAR al frente del tema de las Marinas va a ser imposible que esta problemática se detenga; si este ente sigue gobernando los cuerpos de agua a su antojo, sin tener en cuenta a las comunidades y a los entes distritales que regulan el uso del suelo, no vamos a hacer absolutamente nada”.

 

El líder comunal denunció que los inversionistas que no pudieron participar en la creación de nuevas marinas han estado invirtiendo el dinero en las que ya existen con el fin de poder traer sus embarcaciones. Así mismo, se refirió al caso de la Marina de Eduardoño:

 

“Desde AsoManga contrarrestamos la expansión de la Marina de Eduardoño que se está apropiando del espacio de la pared que se encuentra desde la Sociedad Portuaria hasta la valla que da con el parqueadero de la Policía Nacional. Hace unos días la DIMAR nos notificó en un comunicado que les habían otorgado la licencia de tomar la extensión del espacio porque según ellos tienen todos los permisos legales para hacerlo”.

 

El concejal Rafael Meza se sumó a la preocupación por las operaciones de la DIMAR y recordó el proceder de la entidad cuando estaba en proyecto el Hotel Corales de Indias. “La DIMAR gobierna y favorece a quien le da la gana, se vio evidenciado cuando estaba  el Hotel Corales de Indias construyendo en baja mar y prácticamente se apropiaron del pedazo de playa que les pertenece a los vecinos de Crespo. Pese a que le hicimos debate de control político en su momento, sacaron adelante esta obra con su permiso”.

 

En el mismo orden, el concejal David Caballero, expresó su inconformidad por el tema: “la gente de Manga no quiere las marinas, además de ampliarse en los últimos años a espaldas de la comunidad, lo hicieron de una manera desordenada e irrespetuosa, sin un plan de manejo ambiental que debió ser socializado con todos los vecinos del barrio”.

 

El cabildante Oscar Marín compartió su inquietud por las obras que se están realizando en los alrededores del Club de Pesca: “gracias a Asomanga sabemos que los pilotajes que se están enterrando en esa zona son para ampliar el muelle y darle espacio a más embarcaciones; yo creo que debe enviarse una solicitud de manera muy respetuosa a la DIMAR por parte del Concejo, para que de forma preventiva, suspendan las obras y nosotros no tengamos ninguna responsabilidad por omisión”.

 

El concejal César Pion invitó a la Corporación a que se hiciera lo más pronto posible con la asesoría de la oficina jurídica del Concejo, un oficio al Procurador, al Fiscal y al Contralor para solicitar una investigación sobre las operaciones de la DIMAR en Cartagena: “si este documento no se hace, me declaro impedido para seguir escuchando las mismas críticas sobre el tema. Lo que necesitamos son resultados”.

 

 

 

 

Portal: El Grifo Noticias - Director: Juan Carlos Ceron
Cartagena de Indias - Colombia