Opinión

Por: Gustavo Martínez Teherán

 

Quiero darle gracias a DIOS, mi familia, amigas, amigos y el pueblo Cartagenero en general, por las manifestaciones de apoyo que desde diferentes sectores de nuestra sociedad, me sugiere que explore, analice y considere la posibilidad de aspirar a la alcaldía, en el proceso de “elecciones atípicas”, que al parecer se nos avecina.

 

Siento que cuento con toda la preparación profesional, experiencia, competencias y disposición, suficientes y necesarios para liderar un reto de esa magnitud, no obstante, en tiempos de crisis social y política como la que enfrentamos, se requiere actuar sin egoísmo ni vanidad, y, mucho más allá de cumplir con esas condiciones requeridas, es muy importante el poder tener la madurez política, sensatez y coherencia en las decisiones y posiciones que se deben asumir, y, donde el interés general debe necesariamente sobreponerse al particular, por lo que lo que se debe proponer es un ejercicio ciudadano que convoque a un selecto grupo de hombres y mujeres con carácter, disposición de servicio social y de trabajo con mucho amor por nuestra sufrida Cartagena.

 

Mis ganas y entusiasmos siempre serán los de poder servir desde cualquier escenario, en la construcción de una sociedad con bienestar colectivo, mejores indicadores de calidad de vida y de desarrollo humano, que le apueste a la convivencia pacífica y solidaria, el cuidado y la protección del medio ambiente sano, con políticas públicas distritales donde los esfuerzos humanos, financieros, administrativos y logísticos, de las diferentes instancias y autoridades, con el concurso de la participación activa y efectiva de la sociedad civil y los sectores privados, comunales, políticos y no gubernamentales, garanticen la ejecución y sostenibilidad de los diferentes planes estratégicos, programas y proyectos de inversión social, los cuales no enumero porque son de amplio conocimiento, pero que requieren de dos elementos muy importante: consenso y voluntad político – social.

 

Sigo trabajando, apostándole a ese sueño del que no me aparta ninguna crisis política o social, solo por el convencimiento de que contamos con innumerables personas de todas las edades, géneros, ideologías, creencias, convicciones, talento, ideas innovadoras, formación, experiencia y ganas, muchas ganas de actuar día a día, Pensando en Cartagena.

 

Estoy convencido que es posible cambiar odio por amor y miedo por esperanza. No podemos permitir que la rabia y desconfianza nublen el mar de cosas buenas de las que somos capaces y merecedores.

 

Todos, por nuestra humana naturaleza, somos imperfectos, emotivos y nos equivocamos, pero lo verdaderamente importante, es poder contar con la bendición del ARQUITECTO DEL UNIVERSO, para que nuestras mentes y corazones estén dispuesto a reconocer la verdad, rectificar, perdonar, reconciliar, dialogar y tener siempre buenas disposiciones para formar una común – unidad alimentada por buenos principios y valores.

 

Mi padre me dejó la política en mi torrente sanguíneo y mi madre sembrado en el corazón, esa enorme vocación de servicio social, una doble condición inminentemente genética.

 

Postergo mis aspiraciones a la alcaldía de Cartagena en estas elecciones atípicas y espero poder ser solidario con un proceso serio y consecuente con nuestra realidad política, social y económica.

 

Gracias, mil gracias

GUSTAVO MARTINEZ THERAN

Pensando en Cartagena

 

 

                 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El grifo Notificas - Cartagena de Indias - Bolivar

Copyright © 2017. All Rights Reserved.