EDITORIAL

POR: JUAN CARLOS CERÓN M.

 

Sería bueno, comenzar a evaluar los principios del denominado “Cuarto Poder”. ¿Cuál es el dulce que tiene? ¿Por qué, todo el que fracasa en su profesión, termina de periodista?

 

Cuando observé a un reconocido mototaxista -en una rueda de prensa de un evento internacional -presentarse como periodista, pensé que habíamos tocado fondo.

 

Años atrás en la visita de un ex presidente de los Estados Unidos, varios movimientos sindicales hicieron una protesta frente al centro de convenciones Julio César Turbay Ayala. Uno de los sindicalistas a la hora de ser capturado por la Policía Nacional, sacó del bolsillo de atrás de su pantalón, un carnet de periodista.

 

No se sabe, en qué momento, un vendedor ambulante, se convirtió en periodista hace muchos años atrás, cómo tampoco se sabe, en qué espacio del tiempo, un político, abogado, ex aspirante a varios cargos de elección popular en la ciudad, terminó siendo “Comunicador Social”.

 

Pero ayer, pasó frente a mí, lo que sería el “Apocalipsis” del periodismo en Cartagena. En un evento, me encontré a un pastor evangélico y a su hijo un joven estudiante de derecho, ejerciendo la labor del periodismo.

 

Pero para ponerle el “moño” al regalo, en otro evento me encontré con un gran amigo, médico reconocido, a quien tuve el honor de explicarle la manera de expresarse ante un micrófono, para que pudiera hacer algunas intervenciones, sobre su profesión en el noticiero que para la época dirigía. Mi sorpresa fue mayúscula al ver que del bolsillo trasero de su pantalón de lino, sacaba una cartera en la que llevaba un solo documento; El carnet de una asociación nacional de periodistas en el que estaba su nombre, su cédula y su fotografía.

 

Mi sorpresa no fue menor cuando me dijo: Yo ya me dediqué a esto”, es decir, que dejó a un lado la profesión que tanto amaba y que ejerció durante la mayor parte de su vida.

 

¿Hasta dónde hemos llegado? En qué momento, el periodismo llegó a ser una profesión digna, respetada, para convertirse en la oficina de mercaderes.

 

¿Qué tiene el periodismo, que hace que un médico y un pastor evangélico, que se dedicaron toda su vida, precisamente a salvar vidas, a terminar de periodistas?

 

Que pueden estar pensando los estudiantes de Comunicación Social, que pagan millones de pesos en un semestre, cuando muchos que no son periodistas, se gradúan comprando una grabadora de 100 mil pesos en el San Andresito.

 

¿Este será el "Apocalipsis" del periodismo en Cartagena?

EDITORIAL

POR: JUAN CARLOS CERON M.

 

Conocida la renuncia del alcalde electo, Manuel Vicente Duque, desde hoy empiezan en firme las campañas, para llegar al palacio de La Aduana.

 

Muchos nombres están en la baraja de candidatos para lograr alcanzar la Alcaldía de Cartagena en este nuevo periodo atípico.

 

Varios de los posibles candidatos vienen haciendo obras sociales desde el mismo momento en que tomó posesión manolo. Se los ve en los diferentes barrios llevando campañas de salud, educación o simplemente haciendo sancochos, para compartir con la comunidad.

 

Otros por el contrario, han estado en la oscuridad, esperando el momento preciso para salir nuevamente a la palestra pública.

 

En la carpeta de candidatos, hay viejos conocidos y otros que aún empiezan a sonar.

 

Como dicen por ahí, “Patos al Agua”.

 

No hay tiempo para perder. El que quiera ser alcalde tiene que empezar a trabajar duro en los barrios de la ciudad.

 

Solo espero, que no sea otro periodista. Estaremos entregando nombres en las próximas publicaciones.

 

 

 

 

 

 

                 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El grifo Notificas - Cartagena de Indias - Bolivar

Copyright © 2017. All Rights Reserved.