Andrés Rendón le dio a Colombia la primera medalla de oro en karate, en el inicio de esta competencia que tuvo como vencedor de la jornada de este miércoles a República Dominicana y como gran protagonista a la leyenda viviente Antonio Díaz, quien se coronó por sexta vez campeón en kata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

 

Rendón disfrutó doblemente su título en la categoría de hasta 60 kilogramos, ya que en la final se tomó revancha del venezolano Jovanni Martínez, quien lo había vencido en el Round Robin en la mañana, en la que fue su única derrota en los 5 combates que tuvo que disputar para subir a lo más alto del podio.

 

"Me siento muy feliz con este oro que conseguí, es el fruto del trabajo y sacrificio de tanto entrenamiento. Es más meritorio porque pude vencer a un gran rival como es Martínez, quien había sido campeón hace cuatro años. Ojalá esto sea el inicio de más oros para nuestro país", dijo Rendón.

 

El país anfitrión también sumó dos preseas de bronce, con Paula Ruiz (hasta 50 kg) y José Guillermo Ramírez (hasta 67 kg).

 

En la jornada desarrollada en el Colegio Marymount, los dominicanos lograron tres preseas de oro, gracias a María Dimitrova, quien logró el tetracampeonato centroamericano en kata; Ana Villanueva y Deivis Ferreiras, quienes vencieron a Alicia Hernández (México) y Maikel Noriega (Cuba), respectivamente.

 

Venezuela se llevó las otras dos preseas doradas del día, con Génesis Navarrete y Antonio Díaz, quien volvió a demostrar que es el mejor de kata en los Centroamericanos, pues desde Maracaibo 1998 hasta Barranquilla 2018 solo él ha subido a lo más alto del podio.

 

La Selección Femenina de Colombia logró la noche de este martes uno de los logros más importantes en su historia, al quedarse con la medalla dorada de los XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del cAribe Barranquilla 2018, al derrotar a la poderosa selección de Cuba, más que favorita para llevarse el título.

 

Colombia acabó con una racha de 10 medallas de oro consecutivas de la Selección de Cuba, la cual inició en 1970 y se extendió hasta los pasados Juegos de 2014.

 

Es más, la marca de las cubanas tras lo acontecido en el Elías Chegwin, las isleñas terminaron con su marca en 57 juegos ganados frente a 3 derrotas, de esas pérdidas una fue con México en 1970, otra frente a Venezuela en 1998 y la noche de este martes ante Colombia, en el definitivo juego por el oro.

 

Esto solo engrandece lo realizado por las locales, y da una dimensión muy interesante lo fueron sus cifras, una por una.

 

Jugadoras – Puntos –  Triples – Rebotes – Asistencias

 

Diana Prens – 2 – 0 – 1 – 0

 

Maira Caicedo 13 – 1 – 3 – 2

 

María Palacio 10 – 1 – 4 – 2

 

Mabel Martínez 4 – 0 – 2 – 1

 

Yaneth Arias 16 – 0 – 9 – 2

 

Jenifer Muñoz 10 – 2 – 7 – 1

 

Narlyn Mosquera 12 – 0 – 14 – 2

 

De igual manera estuvieron en la banca, pero no vieron acción:

 

Manuela Ríos

 

Yiliany Paz

 

Carolina López

 

Libia De la Rosa

 

Tania Acosta

 

El entrenador:

 

Luis Cuenca

 

Segundo entrenador:

 

Ricardo Pinzón

 

Camino al oro:

 

Islas Vírgenes 55 – Colombia 67 (Preliminar)

 

Colombia 67 – Jamaica 36 (Preliminar)

 

Cuba 66 – Colombia 51 (Preliminar)

 

Puerto Rico 59 –  Colombia 63 (Semifinales)

 

Cuba 65 – Colombia 67 (Final)

 

Rompiendo en llanto, con la cabeza baja y la idea de irse de inmediato de Barranquilla para regresar a Cúcuta, fue como se le vio a Jossimar Calvo la noche del domingo mientras se retiraba a paso lento del pabellón uno del centro de Convenciones Puerta de Oro, en medio de los XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018.

 

Calvo estaba realizando una de sus peores jornadas desde que comenzó a competir en el ciclo olímpico. Un océano de ideas encontradas bombardearon su cabeza: la presión de la competencia, la cada vez más notoria ausencia de su recién fallecida madre, las malas ejecuciones en los aparatos y por último, el día de su compleaños, el cual sentía vacío ante todo lo anteriormente anunciado.

 

“Jossimar no es un cobarde”, fue lo primero que expresó el psicólogo del equipo nacional, Carlos Alberto Gutiérrez, quien delineó la personalidad del atleta, al señalar que durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro compitió lesionado en secreto y acabó entre los 10 mejores del mundo.

 

Gutiérrez fue el encargado de convencer a Calvo de no abandonar la competencia y seguir. El resultado fue una medalla de oro, una de plata y una de bronce. En menos de 24 horas pasó de estar en la lona, a volar al medallero.

 

“Como el ave fénix, resurgió de las cenizas”, señaló el especialista.

 

“Parte de la clave es el equipo como tal. Se ha hecho una familia. Otra cosa que tiene Jossimar, y que lo lleva tatuado en su pierna, es la palabra ‘Resiliencia’, es la capacidad de sobreponerse a la adversidad”, comentó el doctor Carlos Alberto.

 

La noche del domingo hubo una conversación clave entre el deportista y el psicólogo. Tocaron todos los puntos, hablaron con los ojos puestos en el dolor más profundo. 

 

“Hablamos con él y evaluamos si estaba para competir desde la parte mental. Se dio lo positivo y los resultados lo dicen. Esa noche dormí tranquilo, porque sé de su fortaleza mental. El mal día ya pasó y nos demostró su grandeza, del amor que le tiene a Colombia, a la gimnasia ya su grupo de trabajo”, afirmó el profesional.

 

Este martes Jossimar Calvo buscará cerrar su paso por Barranquilla 2018 con dos finales más, en la búsqueda del oro en la final de los dos últimos aparatos, con las barras paralelas y las barras fijas, dos de las especialidades del competidor.

 

“Cada día trae su afán. Haremos un trabajo con cada uno del equipo, para ponerlos a punto”, cerró Carlos Alberto.

 

Las competencias finales de hombres iniciarán a las 4:15 de la tarde, en el pabellón uno del recinto ferial del Centro de Convenciones Puerta de Oro.

 

Dedicando el triunfo a su fallecido padre, el nadador bogotano de 29 años, Omar Pinzón, celebró su primera medalla de oro en los XXIII Juegos Centroamericanos y Del Caribe, Barranquilla 2018.

 

Pinzón alcanzó la gloria dorada con un tiempo de 54.88 en la modalidad de 100 metros dorso, y en la que además, rompió su propia marca personal.

 

“Me siento muy contento por poder competir en este nivel, estar nuevamente en lo más alto del podio representando a Colombia, es algo que no tiene precio, y en este momento, es el logro más importante que he tenido en la vida, una medalla de oro centroamericana significa mucho para mí”, señaló el deportista.

 

Entre mucha alegría, hay algo en la vida personal de Omar que hace que esta felicidad no esté completa, y es la ausencia de su padre. El nadador narró entre lágrimas, todo el sentimiento que tiene además este nuevo logro.

 

“Creo que lo más difícil de esta prueba, es que hay un vacío gigante en las graderías de este complejo acuático, y es porque mi señor padre ha partido al cielo, en realidad me hace mucha falta, pero sé que desde la distancia, está muy orgulloso y contento de mis logros, la vida sigue”.

 

A propósito, Omar habló sobre su descalificación de la prueba 200m Combinado individual, sobre su marca personal que hace 4 años no rompía, y también sobre el récord centroamericano que impuso con el tiempo 54.88.

 

“De por sí no me acuerdo de la prueba, solo sé que estaba muy nervioso antes de la competencia, y en el momento que volví a tener conciencia, toque la pared y vi que había superado mi récord, y bueno, gracias a Dios nos encontramos con un récord, alcancé mi mejor marca, es muy significativo porque hace muchos años no bajaba de los 55 segundos y es una marca que me pone entre los primeros 20 del mundo”.

 

El nadador colombiano se refirió a lo que significa ser catalogado como la cabeza del grupo, y de cómo la cultura del deporte ha ido creciendo en el país. Agregando el ascenso de los jóvenes competidores, y de la calidad olímpica que van adquiriendo poco a poco.

 

“Me llena de alegría ser un líder, poder ser una persona que lleva al grupo, pero también es importante reconocer y resaltar que hay personas que vienen detrás mío y que vienen guiados por mí, ellos siguen adelante haciendo un excelente trabajo, entrenando duro y con mucha disciplina. Yo tengo la fe de que en un futuro llevarán la cabeza de la natación colombiana, y lograrán excelentes resultados, en Colombia se sentirán muy satisfechos con su trabajo”.

 

Omar finalizó diciendo cuál piensa él que es el límite en su carrera, recalcando la importancia de la disciplina y del compromiso en un deportista de alto rendimiento.

 

“Yo creo que no hay límites, pienso que hay que seguir luchando con mucha garra, y bueno, Dios me seguirá dando la capacidad de seguir compitiendo hasta que no pueda hacerlo más”, cerró.

El prolongado invicto que tenía Cuba en el béisbol de los Juegos Centroamericanos y del Caribe llegó este domingo a su fin al caer derrotado 8-1 por Puerto Rico en el estadio Édgar Rentería. Los cubanos no perdían un partido en estas justas desde 1982 cuando estas tuvieron como sede a La Habana, precisamente ante los boricuas, que le ganaron por 3-2. 

 

Cuba, que ha ganado 15 de las 22 ediciones del béisbol en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, no encontró la fórmula para detener la fuerte artillería puertorriqueña, que desde el mismo primer episodio comenzó a causar estragos al anotar una carrera en las piernas de Osvaldo Martínez, remolcado por doblete de Randy Ruiz.

 

La novena boricua amplió su ventaja en la cuarta al anotar cuatro carreras, la primera de ellas, por intermedio de Randy García. Posteriormente Aldo Méndez, con un triple con las bases llenas, trajo al plato a Jaime Ortiz, Wilfredo Rodríguez-Chévere y Jonathan García.

 

La ofensiva boricua siguió haciendo de las suyas en el séptimo inning, en el que anotó una carrera más a través de Luis Mateo, impulsado desde tercera por roletazo para doble play de Randy Ruiz.

 

La única carrera de Cuba llegó en el octavo, luego de un triple de Roel Santos, quien fue empujado después por sencillo de Yordan Manduley. Santos había llegado a tercera en una jugada apretada y en la que fue declarado quieto por el umpire José del Puerto. La decisión fue reclamada airadamente por el antesalista de Puerto Rico, Jeffrey Domínguez, quien por ello fue expulsado del juego. En su lugar ingresó José Rivera.

 

Puerto Rico cerró el octavo con dos carreras más luego que Edgardo Báez y Jonathan García dispararan sencillos. Aldo Méndez, con un toque de sacrificio, logró avanzar a los corredores. Posteriormente Báez anotó tras roletazo lento por tercera de Osvaldo Martínez y, este a su vez, después fue remolcado desde segunda por sencillo de Luis Mateo.

 

El pitcher ganador fue Anthony Seise Jr., quien trabajó 7 entradas completas, no permitió carreras, ponchó a 3 y dio una base por bolas. El perdedor fue Freddy Álvarez, quien en tres entradas y dos tercios, le batearon 4 hits, le anotaron 5 carreras, propinó 4 ponches y dio dos bases por bolas.

 

“Fue una importantísima victoria ya que Cuba es el favorito, una potencia en el béisbol, pero nosotros nos sentimos bien motivados y confiados en Dios y en nosotros mismos”, comentó el mánager de Puerto Rico, Juan ‘Igor’ González. 

 

“Los muchachos estaban deseosos de jugar ante Cuba, el favorito. Así que cuando juegas en su contra tu adrenalina sube al máximo”, agregó. 

 

A primera hora, México logró su primera victoria en el torneo al vencer 5-0 a Nicaragua. Los aztecas, que venían de caer 5-0 ante Cuba y 9-1 ante Colombia, se ampararon en el trabajo monticular del abridor Octavio Acosta, que en cinco innings y un tercio, permitió 3 hits, 3 bases por bolas y ponchó a 4 bateadores rivales. Los nicas sumaron su segunda derrota en el torneo ya que el  viernes cayeron 3-1 ante Colombia.

En el segundo juego, Venezuela sumó su primera victoria al imponerse 4-0 a República Dominicana, gracias a la destacada actuación de su dúo dinámico: el lanzador Juan Colmenarez y el bateador Carlos Colmenares.

 

Colmenarez dominó durante siete entradas y un tercio a la fuerte artillería dominicana y terminó como pitcher ganador, en tanto que Carlos Colmenares se fue de 4-3, con tres anotadas y una impulsada.

De esta manera, el béisbol de los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe es dominado por Colombia y Puerto Rico, con dos victorias sin derrotas cada uno. Cuba quedó con 2-1, Venezuela y República Dominicana con 1-1, México con 1-2 y Panamá y Nicaragua con 0-2.

 

La jornada de este lunes se iniciará a las 10:00 a.m., con el juego entre Nicaragua y Venezuela; a las 3:00 p.m., se enfrentarán República Dominicana y Puerto Rico. Y a las 8:00 p.m., Colombia enfrenta a Panamá.

 

 

 

 

 

 

 

Portal: El Grifo Noticias - Director: Juan Carlos Ceron
Cartagena de Indias - Colombia