• “Y ahora viene el Papa a decir, bueno, ustedes ya hicieron un camino. Es necesario que lo continúen, porque dejar las cosas principiadas sería un fracaso enorme. Y entonces él quiere dar, con el pueblo colombiano, el primer paso, que no tiene retorno, que no tiene regreso”, señaló el Embajador y experto en temas vaticanos.

 

Las tres visitas papales a Colombia en medio siglo han estado unidas por el tema de la paz, indicó el Embajador de Colombia en la Santa Sede, Guillermo León Escobar, diplomático y experto en temas vaticanos, que estuvo en Bogotá en los últimos detales para la llegada del Papa Francisco este 6 de septiembre.

 

Escobar, quien representa a Colombia en el Vaticano por segunda vez, es licenciado en Sociología, con maestría en Educación, Filosofía y Teología por la Universidad de Bonn (Alemania), ha sido consultor del Pontificio Consejo para la Familia y del Pontificio Consejo para los Laicos y profesor de la Universidad Gregoriana en Roma.

 

“Las visitas papales a Colombia todas están encadenadas bajo el mismo  tema”, declaró a la Secretaría de Prensa al ser preguntado por los viajes de Paulo VI en 1968, Juan Pablo II en 1986 y ahora Francisco.

 

“Cuando Pablo VI viene, trae una encíclica que contiene la frase ´el desarrollo es el nuevo nombre de la paz´. Cuando viene Juan Pablo II, viene a recordar que la paz es urgente y solamente se da por el trabajo y la pasión, colocando por delante el bienestar de las personas y reconciliándose”.

 

“Y ahora viene el Papa a decir, bueno, ustedes ya hicieron un camino. Es necesario que lo continúen, porque dejar las cosas principiadas sería un fracaso enorme. Y entonces él quiere dar,  con el pueblo colombiano, el primer paso, que no tiene retorno, que no tiene regreso”, manifestó el Embajador Escobar.

 

El diplomático aseguró que en Roma están impresionados con la organización de este viaje del Pontífice a Colombia.

 

“Yo acabo de llegar de Roma. Indudablemente allá hay una expectativa grande y hay una opinión sobre la organización que ha tenido el país de la visita. La opinión es que en Colombia ha sido más organizada, mucho más fructífera, mucho más clara en la presentación, que si fuera una visita del Papa a Suecia”, sostuvo.

 

“De manera que en ese sentido  tenemos una fama bien ganada de saber planear, de saber distinguir, de saber discutir los programas y de llegar a un punto en donde el Papa vio con absoluta claridad que el programa lo podía cumplir y lo aceptó sin remiendos, sin correcciones de ninguna especie y con una alegría bastante grande, suficientemente grande en lo espiritual y con un gran aprecio por el proceso de paz y por el blindaje espiritual que viene a dar”, dijo.

 

El Embajador colombiano se refirió a lo que pensará cuando termine esta visita del Papa, que ha supuesto múltiples esfuerzos para el país.

 

“Cuando termine la visita del Papa me sentaré en el avión con él, de regreso, y le daré gracias, por un lado a Dios, por el privilegio de la visita. Por otro lado al Pontífice, por haber accedido voluntariamente a hacer a una visita que no fuera una correría apostólica, sino exclusiva, de afecto y de reconocimiento a Colombia”,  continuó.

 

“Y lógicamente (el agradecimiento) al Presidente Santos, porque sin duda alguna uno es grande según a quien sirva”, concluyó el Embajador Escobar.

• Abatido en Turbo (Antioquia), durante la Operación Agamenón II, Roberto Vargas Gutiérrez, alias ‘Gavilán’, segundo al mando del Clan del Golfo, quien tenía una trayectoria criminal de más de 20 años, coordinaba el tráfico de droga hacia Centroamérica y ordenó acciones directas contra la Policía Nacional en el año 2016.

 

“Al Clan del Golfo les digo: sométanse a la justicia o la alternativa es que todos irán cayendo, uno tras uno. Tarde o temprano, pero caerán. Las instrucciones que les he dado a nuestros comandantes, al señor Ministro de Defensa, es esa: contundencia contra esta organización”.

 

Así lo advirtió este viernes el Presidente Juan Manuel Santos, al confirmar que Roberto Vargas Gutiérrez, alias ‘Gavilán’, segundo al mando del Clan del Golfo, fue abatido ayer en Turbo (Antioquia), por parte de un cuerpo élite de la Armada Nacional, con inteligencia de la Policía Nacional y con la ayuda táctica y estratégica de todas las Fuerzas.

 

El Jefe de Estado precisó que este individuo, por cuyo paradero se ofrecía una recompensa de 500 millones de pesos, era un objetivo alto valor para la Fuerza Pública, tenía una trayectoria criminal de más de 20 años, coordinaba el tráfico de droga hacia Centroamérica y fue quien ordenó acciones directas contra la Policía Nacional en el año 2016.

 

Este es el resultado más importante logrado contra el Clan del Golfo en los últimos dos años, dijo el Mandatario y reportó que a esta organización criminal las autoridades le han capturado 1.500 de sus integrantes y le han decomisado 100 toneladas de coca y activos por el equivalente a medio billón de pesos, que han pasado a extinción de dominio.

 

Golpe a la organización en Norte de Santander

 

El Presidente se refirió también a otro golpe contundente que la Fuerza Pública dio al Clan del Golfo, el pasado lunes, cuando en una operación conjunta entre la Policía Nacional, las Fuerzas Militares y la Fiscalía General de la Nación se logró la neutralización de 5 integrantes de esta organización criminal y la captura de 11 más, pertenecientes al esquema de seguridad de Luis Orlando Padierna Peña, alias ‘Inglaterra’, cabecilla principal en Norte de Santander.

 

El Jefe de Estado indicó que lamentablemente en el operativo fue asesinado el teniente del Ejército Nacional Estiven Torres Mosquera. “Nuestro pesar, nuestras condolencias, a nombre de todos los colombianos, a su familia. Este héroe de la patria murió cumpliendo con su deber. Honor y paz en su tumba”, expresó.

 

‘Seguirán cayendo’

 

“Con esta operación se sigue debilitando al Clan del Golfo y vamos a perseverar”, afirmó el Jefe de Estado y dijo que “nosotros tenemos, para orgullo de todos los colombianos, las mejores Fuerzas Armadas de nuestra historia”, de modo que “vamos a dedicar esas Fuerzas a darles más seguridad y más tranquilidad a los colombianos y a combatir cualquier expresión de violencia”.

 

Consideró que “no hay capo, por más poderoso que se sienta, que no haya caído cuando las Fuerzas Armadas de Colombia lo han puesto como objetivo de alto valor”.

 

“Seguirán cayendo. Tarde o temprano seguirán cayendo, porque estas Fuerzas que tenemos, sus capacidades, su entrenamiento, sus equipos, su inteligencia, garantizan a los colombianos que cualquier enemigo de estas Fuerzas, cualquier enemigo de la sociedad colombiana que quiera delinquir, caerá bajo su contundencia”, sostuvo.

 

Finalmente, el Presidente de la República felicitó a los miembros de las Fuerzas que participaron en la Operación Agamenón II, cuya planeación y ejecución fue “realmente ejemplar”.

 

“Cada vez adquieren nuestras Fuerzas más experiencia, más capacidades y por eso más efectividad. Muchas gracias a nuestros comandantes, a sus soldados de tierra, mar y aire, a nuestro Director de la Policía y a sus policías. Sigan, por favor, protegiendo la vida, honra y bienes de los colombianos”, concluyó.

 

Prontuario de alias ‘Gavilán’

 

De otra parte, la Policía Nacional informó que Roberto Vargas Gutiérrez, alias ‘Gavilán’ tenía 22 órdenes de captura vigentes, por los delitos de homicidio, concierto para delinquir, narcotráfico y desplazamiento forzado.

 

Señaló que con su neutralización finalizan más de 20 años de prontuario criminal. Inicialmente fue guerrillero y luego perteneció a las Autodefensas Unidas de Colombia, de las cuales se desmovilizó en 2005. Posteriormente retornó a sus andanzas en el mundo del narcotráfico hasta convertirse en el principal socio de Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, principal cabecilla del Clan del Golfo, por quien se ofrece una recompensa de hasta cinco millones de dólares.

 

Según la Policía, ‘Gavilán’ hacía parte de la línea dura de la organización criminal. Además de liderar las operaciones de narcotráfico hacia Centroamérica también dirigía la estructura armada de la organización. Incluso fue quien ordenó el asesinato de policías como respuesta a los contundentes golpes contra el Clan del Golfo.

 

Para evadir la persecución de las autoridades montó la red ‘Cabañeros’, que delinquía especialmente en la frontera con Panamá. Bajo amenazas de muerte obligaba a campesinos e indígenas a informarle cualquier movimiento sospechoso en toda la región del Urabá antioqueño.

 

Resultados de la Operación Agamenón

 

Los resultados de la Operación Agamenón, cuya primera fase comenzó en febrero de 2015 y la segunda, el pasado primero de junio, son contundentes: 456 operaciones de asalto, 1.503 capturas, 70 cabecillas neutralizados, 97,9 toneladas de cocaína incautadas, 91 laboratorios destruidos, 676 bienes ocupados (avaluados en más de 438 mil millones de pesos), 537 armas de fuego y 91.867 cartuchos incautados y 28 mil millones de pesos decomisados.

              

 

 

 

                 

 

 

 

 

 

 

 

El grifo Notificas - Cartagena de Indias - Bolivar

Copyright © 2017. All Rights Reserved.