Opinión

Por: Pedro Alí Alí

Alcalde municipal de Magangué   

 

Luego de que el pasado jueves, el ministro de Defensa Nacional, Luis Carlos Villegas, y el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, anunciaran el traslado de la sede administrativa y sede principal del Batallón de Infantería Mecanizada Antonio Nariño a Magangué, que hoy tiene sede en Malambo, Atlántico, en las goteras de Barranquilla, con mucha extrañeza observé que el gobernador de ese departamento, Eduardo Verano, y el senador magangueleño, Jaime Amín, que representa al mismo departamento, entre otros, pusieron el grito en el cielo, aduciendo que Barranquilla quedaría desamparada porque “el gobierno Santos está desmantelando todo tipo de seguridad en Barranquilla…”, según dijo el Senador Amín, mostrando una realidad distinta a lo que verdaderamente representa ese batallón para la capital del Atlántico y el mismo departamento.

 

Hoy este batallón, no tiene un solo soldado prestando seguridad a ese departamento y mucho menos a su capital Barraquilla. El Batallón Nariño, como se conoce en la región, tiene bajo su jurisdicción 14 municipios del departamento de Bolívar: Cicuco, Talaigua, Mompox, Margarita, San Fernando, Hatillo de Loba, El Peñón, San Martín de Loba, Barranco de Loba, Altos del Rosario, Tiquisio, Montecristo, Pinillos y Achí; todos ubicados a una considerable distancia de Barranquilla; y Magangué, bajo nuestra orientación y con el apoyo de todas las fuerzas vivas del municipio y la región, buscamos ante el ministerio de Defensa la jurisdicción de la importante unidad militar, recordando que esta petición fue realizada por nosotros, siendo oficialmente solicitada en un Consejo de Seguridad Departamental, efectuado en Magangué el 9 de enero de 2016, donde nos hicimos unos compromisos en conjunto con el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, para que se estudiara y realizara cuanto antes este traslado.

 

A mi amigo y gobernador del Atlántico, Eduardo Verano y a mi paisano Jaime Amín, senador de la Republica por el Atlántico, les recuerdo que, además de Magangué y los 14 municipios que hoy pertenecen a la jurisdicción del Batallón Nariño, hay una amplia zona de los sures de los departamento de Bolívar, Sucre, Magdalena y Antioquia, que necesita contar con protección militar de manera urgente, ya que ocurre lo mismo que en Magangué, que por parte del Ejército nacional y siendo la segunda ciudad del departamento de Bolívar, la unidad militar a la cual pertenece su territorio, es el Batallón Junín, ubicado en la ciudad de Montería, al igual que los otros municipios cuyas unidades militares se encuentran a gran distancia del área de estas localidades.

 

Por lo anterior, no es solo Magangué, la que necesita que se traslade el Batallón Nariño más cerca, por nombrar algunas poblaciones que hoy se encuentran a merced de fuerzas oscuras, son alrededor de 40 municipios de 4 departamentos, entre los que se encuentran: en Sucre: Guaranda, Majagual, Sucre, San Benito Abad, Galeras, Buenavista, Sincé, San Pedro y Ovejas; en el Magdalena: El Banco, Guamal, San Zenón, San Sebastián de Buenavista, Pijiño del Carmen, Santa Bárbara de Pinto, Santa Ana y Plato; en Bolívar, sin contar los 14 municipios que actualmente cuentan con presencia del Batallón Nariño, Magangué, San Jacinto del Cauca, Arenal, Regidor, Rio Viejo, Morales, Córdoba Tetón y Zambrano, estos dos últimos no se encuentran siquiera en el área de jurisdicción de ningún batallón del ejército, y por último, Nechí en el departamento de Antioquia.

 

Por lo tanto considero que el traslado de la sede del Batallón Nariño a Magangué, es una petición justa y necesaria, y antes que tratar de impedirla, debieran coadyuvar para que esto se dé lo más pronto posible, ya que el Batallón que si opera en Barranquilla y el Atlántico y que comparte sede en Malambo con el Batallón Nariño, es el Batallón de Ingenieros Vergara y Velasco, que si realiza acciones de protección y seguridad en dicho departamento y su capital, sin contar con varias unidades militares, de Policía, de Infantería de Marina y el Cacom 3 de la Fuerza Aérea Colombiana, tengamos en cuenta que nuestra región a partir del 2019, estará interconectada con una serie de puentes entre los que se encuentra el de Yatí – La Bodega, que conecta a la Depresión Momposina, a La Mojana Bolivarense y a las sabanas de Sucre con el resto del país, y más de un millón de personas de esta vasta región, necesitamos la presencia del Estado de manera permanente.

Editorial

 

Este portal tuvo acceso a varios documentos que tiene en su poder el reconocido líder cívico Rafael Castro Otero, que podrían convertirse en el dolor de cabeza del procurador Fernando Carrillo.

 

www.elgrifonoticias.com conoció que el presidente de la Veeduría Ciudadana Para la Atención Social y Comunitaria Nacional, Veecorponacional, tiene listas algunas acciones jurídicas que pondrían en aprietos al procurador, en caso de ratificar la suspensión del alcalde Manolo Duque.

 

Según Castro Otero, el agente del ministerio público, podría estar caminando “al filo del abismo”.

 

Para empezar hay que señalar que el alcalde Manuel Vicente Duque, fue suspendido en una decisión “Flash” de la Procuraduría General de la Nación, por el caso del desplome del edificio en Blas de Lezo, lo que puso en evidencia, que no se estaban cumpliendo los protocolos de vigilancia en las construcciones de la ciudad.

 

Ante la suspensión del Alcalde Manolo y al volver la ciudad a un estancamiento, Castro, preguntó el 5 de mayo pasado a la Procuraduría General de la Nación, si había registrada alguna queja por las construcciones ilegales en Cartagena y se llevó una gran sorpresa. Resulta que, según el veedor, el viceprocurador, le contestó el 17 de mayo, es decir 12 días después, que no había ninguna queja registrada por ese tema.

 

Rafael Castro, al recibir la respuesta, quedó más que sorprendido, porque él mismo, había radicado una queja por construcciones ilegales en Cartagena, el 6 de septiembre del 2016, luego de un debate realizado sobre ese tema en el Concejo Distrital el 29 de junio de ese mismo año.

 

En ese orden de ideas, al sancionar el procurador al Alcalde Manolo, se estaría practicando un “haraquiri”, porque ella – la procuraduría- estaba, informada, sobre el tema de las construcciones ilegales en Cartagena y no hizo nada.

 

Consultados algunos expertos, la misma sanción que se le aplicó al alcalde, Manolo Duque, tendrían entonces que aplicársela al procurador Fernando Carrillo.

              

 

 

 

                 

 

 

 

 

 

 

 

El grifo Notificas - Cartagena de Indias - Bolivar

Copyright © 2017. All Rights Reserved.