Cualquier desprevenido que pasó hace unos meses por la avenida El Lago, frente al mercado de Bazurto y vuelve a pasar por casualidad por estos días, se preguntará enseguida: ¿Qué pasó?

Sí, qué pasó. La recuperación del espacio público se perdió en su totalidad. Están nuevamente en la calle los vendedores, los carretilleros pasan en contravía, los camiones que cargan y descargan alimentos ocupan media avenida y los transcones son infinitos.

Mucho se criticó al anterior director de la oficina de Espacio Público de distrito, Adelofo Doria. Sin embargo,  cuando estuvo en el cargo, “limpió” la avenida. Pusieron vallas en el andén para que los vendedores no se salieran a la carretera, no dejaban cuadrar carros para dejar ni recoger mercancía ni tampoco los que llegaban a comprar sin bajarse. Los carretilleros estaban controlados y se veía permanente presencia de la Policía Nacional y el Datt.

Ahora es otro cuento. El desorden es total.  Cabe recordar que los vendedores que estaban en esa zona fueron indemnizados y reubicados en las alcaldías del desaparecido Campo Elías Terán y de Dionisio Vélez.

Algo hay que hacer alcalde Manuel Vicente Duque,, “Manolo”.  Como dicen en el beisbol, deporte que usted conoce muy bien,  “pídale la bola” al gerente de espacio público, si no puede controlar las áreas recuperadas.

Algo hay que hacer y pronto.

Una de las armas contra la delincuencia más eficaces y antiguas con las que contaba la Policía Nacional, era la inteligencia.  Saber con anticipación los golpes que darían las bandas criminales.

El estar un paso delante de la delincuencia, “blindaba” a la institución de atracos a bancos, joyerías, carros de valores, secuestros, asesinatos, entre otros actos delincuenciales.

Sin embargo, parece que ese “as bajo la manga”, ya no existe. Y no existe desde hace bastante tiempo, en lo que tiene que ver con la ciudad de Cartagena.

Lo que pasó con los tres uniformados que fueron asesinados a quema ropa en un acto reprochado por todos los cartageneros, deja en evidencia que la delincuencia estaría un paso delante de la Policía.

No se entiende cómo la Policía Nacional, no sabía que había un plan de exterminio contra sus hombres. Por lo menos eso lo dejan entrever las conversaciones subidas a las redes sociales.

Cómo no se enteraron que iban a asesinar a los uniformados  que prestar su servicio heroico en Cartagena.

De evitar grandes atracos, homicidios, estafas, la Policía Nacional, pasó a pagar recompensas, a quienes informen sobre los autores de los delitos.

¿Qué pasó con la inteligencia? ¿Qué están esperando para retomarla? Ya es hora que la Policía Nacional se sacuda en Cartagena.

 

 

              

 

 

 

                 

 

 

 

 

 

 

 

El grifo Notificas - Cartagena de Indias - Bolivar

Copyright © 2017. All Rights Reserved.