Opinión

Por: Fredy Machado

 

"...cuando esta triste siento compartir el dolor ajeno

cuando esta alegre descubro en el mundo todo lo bello

cuando jugamos me hace sentir niño ratos felices

el hijo alivia reconforta el alma en las horas tristes"

 

-Canción: Mi niño se creció… Autor: Gustavo Gutiérrez.-

 

Los hijos son "los ojos" de un padre. Luego, ningún padre es neutral al momento de juzgar a sus hijos. Esta máxima, parodiando al buen Rene Descartes, nos muestra lo excesivamente parcializados que somos los progenitores a la hora de juzgar a los nuestros. Lo definitivo es que "un hijo es un hijo y no hay más nada que decir"

 

Y, ante esa verdad, se hace imprescindible convenir en que no hay nada más difícil para un padre que asumir la crianza de un hijo sin caer en el equívoco o en algunos desaciertos… Es más: a veces "malcriamos" sin quererlo.

 

El ejemplo es la herramienta más idónea para criar a los hijos pues nadie nace conociendo el tema de cómo educar a los hijos.

 

Con mucha frecuencia los Jueces Penales somos espectadores y se nos hace muy recurrente la escena en las salas de audiencias, de ciertos abuelos y padres que se resisten a reconocer que aquellos jóvenes que ellos han criado y le han prodigado todo su afecto y consideración,  son los autores de la delincuencia que se juzga. Hay que ver el desconcierto en sus rostros, en momentos en los que el Fiscal expone la manera cómo su hijo irrumpió en la tienda del barrio con su arma de fuego o cómo sorprendió al transeúnte en la vía pública con su cuchillo tipo carnicero.

 

El peor momento es cuando el muchacho, con cara de ajeno a lo que está pasando y libre de apremios, reconoce los cargos y es entonces cuando los parientes entran en shock pues seguían convencidos que las acusaciones no eran más que injurias y mal querencias de los vecinos.

 

Independientemente de que los padres seamos pocos neutrales con nuestra prole, para colmos, debemos considerar el poder y la capacidad manipuladora que desarrollan nuestros hijos.

 

El hijo sabe del infinito amor de su padre y entonces reclama y exige más cosas hasta el punto de llevarnos a ese angustioso momento en que sólo nos resta expresar ese grito liberador.... "bueno y tú como que crees que yo soy un cajero electrónico"

 

En ese entendido, hay otro aspecto que también incide en la buena crianza de un hijo, y guarda relación con el rol que ocupamos los padres del menor en la sociedad: profesionales, militares, políticos... En estas familias los progenitores tienen que ser más cuidadosos pues cada vez que nos presentamos ante nuestros conciudadanos como el Juez, el Fiscal, el Abogado, el Alcalde, el Concejal, el Capitán de la Policía, el Coronel del ejército, nuestros hijos menores asumen equivocadamente que su padre es como "un Dios" y entonces interiorizan que tal condición los habilita para abusar de un supuesto "poder" que no ostentan.

 

Ahora bien, la debilidad de un padre,  la peor tragedia, la vive en momentos en que tiene a un hijo enfermo. En estas especiales circunstancias, un progenitor no volverá a ser el mismo hasta tanto no mejore la salud de su descendiente.

 

La imagen más significativa de cómo se debe criar a un hijo la presencié en un supermercado. Uno de esos niños súper activos de estas épocas, sin querer, derrumbó un excesivo número de latas de café en exposición.

 

Y, una madre que pasaba con su hijo le ordenó de manera solidaria que colaborará con el menor en aprietos. El otro niño se resistió a la propuesta con el argumento de que era absolutamente ajeno a ese accidente.

 

Sin embargo, la madre ratificó la orden con el categórico argumento de que un accidente como ese ningún hijo necio estaba exento. El pequeño no tuvo más opción que obedecer.

 

Esta visión nos permite concluir que es muy complicado ser padre. No es fácil. Pero es imprescindibles tener suficiente claridad de nuestras debilidades, limitaciones y de los alcances de nuestros hijos, con el fin de intentar hacer lo mejor en materia de crianza. Lo mejor incluye que desde nuestra posición en la sociedad  (Juez, Fiscal, Militar, Policia) le hagamos ver a nuestros hijos que cada persona se labra su destino...

 

El mandamiento consagra que debemos honrar a Padre y Madre y estoy seguro que Moisés en su momento trató de echarnos una mano a los padres consentidores ante los aires de grandeza de nuestros hijos.

 

Y, como nadie tiene la última palabra en materia de crianza de los hijos, hay que hacer como la mamá del supermercado, echar mano a los buenos ejemplos como la mejor pedagogía.

 

Buen ejemplo es la mejor pedagogía al momento de criar a nuestros hijos.

Editorial

Por: Juan Carlos Cerón M.

 

Pensamos que todo se había visto, pasamos la página de honorables Senadores y Representantes a la Cámara, bolivarenses, condenados o investigados por paramilitarismo o corrupción y le llega a Cartagena su golpe más fuerte.

 

Cuando apenas nos estábamos levantando del garrotazo por la captura de uno de los “ilustres” cartageneros, el ex viceministro Gabriel García Morales, por el caso de corrupción de Odebrecht, un juez, manda a la cárcel al alcalde electo, Manuel Vicente Duque, a su primo hermano José Julián Vásquez, al concejal Jorge Useche y a la contralora distrital Nubia Fontalvo, por la elección, al parecer, irregular de esta última.

 

Justo en medio de ese proceso, cae como un balde de agua fría, la condena por abuso sexual con menor de 14 años, a uno de los miembros más queridos de la sociedad cartagenera, el industrial Alberto Iglesias.

 

Por esos días, se conoció que también se adelanta una investigación por los sobrecostos en las obras de la refinería de Cartagena, a otro de los miembros de la sociedad, el “Pompi” Cabrales.

 

Pero como no hay octavo malo, inicia una investigación por corrupción de otro de los hijos ilustres de la ciudad, el magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Gustavo Enrique Malo Fernández, quien además se niega a renunciar a su cargo.

 

Ahora, “le sale la otra pata al gato”. El catedrático, ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, varias veces condecorado y recibido con honores en Cartagena, Francisco Ricaurte, también resulta metido en un escándalo, que al momento de esta publicación lo tenía tras las rejas.

 

Como si fuera poco, la fiscalía investiga seriamente a 9 concejales de Cartagena, como presuntos responsables del delito de cohecho propio en el caso de la elección de la contralora Nubia Fontalvo.

 

Quieren más argumentos para creer que a Cartagena le llegó “La Mala Hora”.

              

 

 

 

                 

 

 

 

 

 

 

 

El grifo Notificas - Cartagena de Indias - Bolivar

Copyright © 2017. All Rights Reserved.