‘No voy a permitir que la violencia siga siendo un arma de negociación’: Presidente Duque

  • El Jefe de Estado afirmó que la posición que ha tomado frente al grupo armado Eln, de exigir la liberación de los secuestrados y el cese de las acciones terroristas, no ha sido “por terquedad, por tozudez o por un capricho desafiante”, sino por el largo historial de violencia que tiene ese grupo armado, aún en medio de negociaciones de paz.

 

  • En desarrollo del ‘Gran Foro Colombia 2019 ¿Para dónde va el país?’, efectuado en Cartagena, el Mandatario también dijo que no va a permitir que la violencia se convierta en un chantaje para ganar el oído del Estado.

Al reiterar que “Colombia se debe unir para rechazar siempre el terrorismo” y que “Colombia se va a hacer respetar”, el Presidente Iván Duque afirmó que no va a permitir que un protocolo justifique “el terrorismo para pisotear las instituciones del país”.

Así lo aseguró el Mandatario durante su intervención en el ‘Gran Foro Colombia 2019 ¿Para dónde va el país?’, que se inauguró este martes en la ciudad de Cartagena.

En el evento defendió la posición que ha tomado como Jefe de Estado frente al grupo armado Eln, responsable del carro bomba activado en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, el pasado 17 de enero, que provocó la muerte de 21 cadetes de Policía.

“No voy a permitir, como Presidente de Colombia, que la violencia siga siendo un arma de negociación”, enfatizó el Jefe del Estado, al tiempo que hizo un recuento de las acciones terroristas del Eln durante 23 años, incluso, en medio de negociaciones de paz con otros gobiernos.

Dijo que durante ese tiempo dicho grupo perpetró más de 5 mil secuestros y, en los 17 meses que duraron los diálogos con el gobierno anterior, cometió 100 asesinatos y más de 400 actos terroristas.

Así mismo, recordó el acto de “brutalidad terrorista” cometido por el Eln en la población de Machuca, en Segovia (Antioquia), en octubre de 1998, cuando murieron más de 80 personas.

“Tengo 42 años, y a lo largo de mi vida, he visto constantemente actos brutales de terror cometidos por esa organización (Eln). Hace unos meses estuve en Machuca, un pueblo que se hizo reconocido por la sociedad por la brutalidad terrorista; un ataque en el oleoducto hace 20 años, después rociaron con balas el río que cargaba el crudo, y generaron una inmensa bola de fuego que arrasó con caseríos inermes”, narró.

El Jefe de Estado explicó que con base en ese historial de violencia, le manifestó al Eln que si pretendía una oportunidad de diálogo con su Gobierno debía liberar a todos los secuestrados y poner fin a todas las acciones criminales.

“Yo no fijé una posición por terquedad, por tozudez o por un capricho desafiante, no, la tomé sobre una lógica”, puntualizó el Mandatario.

En ese mismo sentido, aseguró que si bien hay que perseverar en la búsqueda de la paz, no se puede permitir que la violencia sea un chantaje.

“Hay que perseverar en la búsqueda de la paz, sí, pero no podemos permitir que ninguna forma de violencia se convierta en un chantaje para ganar el oído del Estado. No podemos aceptar que ningún acto de esos sirva para legitimar una posición ante un Estado, y mucho más ante un Estado democrático”, recalcó.

Apoyo a la reincorporación con legalidad

Frente al proceso de reincorporación dijo que a “todas las personas que genuinamente han dejado el camino de la violencia en un proceso de desmovilización, desarme y reinserción, les vamos a ayudar para que sean exitosos en salir de ese camino negro de la violencia”.

Sin embargo, advirtió que su administración será “implacable” con quienes pretendan volver a la ilegalidad, tal y como ocurrió con alias ‘Guacho’, jefe de las disidencias de las Farc, responsable del narcotráfico en la frontera con Ecuador y de una ola de homicidios, quien cayó abatido por la Fuerza Pública en zona rural de Tumaco (Nariño).

“Pero también quiero ser claro, así como lo fuimos con ‘Guacho’, seremos implacables con los que quieran volver a la ilegalidad a seguir sometiendo al pueblo colombiano. Colombia valora el gesto de dar el paso, de rechazar la violencia, pero no podemos permitir el doble rasero, la doble moral o la hipocresía”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *